3 Maravillosos hoteles-castillo del mundo

This post is also available in: Inglés

Es frecuente que algunos castillos que están en manos privadas acaben convirtiéndose en hoteles con encanto. Gracias a eso contamos con maravillosos hoteles-castillo del mundo en los que poder alojarse y vivir una experiencia diferente, imaginando cómo pudieron sentirse los primeros moradores de esas dependencias.

Existen hoteles-castillo de muchos tipos. Algunos han sido reformados y conservan la esencia del pasado pero con todas las comodidades de la vida actual. Otros, han congelado el tiempo dentro de lo posible manteniendo todos los elementos originales que han podido para proporcionar una mayor autenticidad al lugar.

Por supuesto, también nos encontramos con hoteles-castillo que son cien por cien actuales y que han sido creados para dar la sensación de antiguos y majestuosos, pero sabemos que son edificios modernos.

En cualquiera de ellos, la decoración es fundamental para conseguir crear ese ambiente que se desea transmitir a los clientes y que hacen que se vayan del alojamiento totalmente satisfechos, convirtiéndose así en los mejores embajadores de sus instalaciones al hablar de ellas a sus amigos, en sus redes sociales o en las páginas especializadas en hoteles.

Ashford Castle

Este castillo reconvertido en hotel está situado en el condado de Mayo, en Irlanda. Si te enamora lo que ves, puedes alquilar una de sus habitaciones por un precio orientativo de 550 euros la noche, que incluyen el poder disfrutar de su elegante spa.

Sus habitaciones tienen el aspecto señorial que se espera de un castillo. Con vistas a los jardines e incluso algunas de ellas a un precioso lago, su decoración es exquisita y clásica. Las camas con dosel, las ventanas con bóveda, el cuarto de baño con mármol y piedra en todas sus piezas o los detalles decorativos tan cuidados y escogidos hacen que hospedarse en este lugar sea una experiencia absolutamente exquisita.

Las zonas comunes nos hacen pensar en otras épocas, con sus muebles clásicos, sus maderas trabajadas y sus preciosas lámparas que iluminan las estancias otorgándoles una luz muy especial. Los comedores y la sala para el té merecen especial mención.

Todo encaja perfectamente en este ambiente tan selecto que te hará sentir como si viajaras en el tiempo desde el primer momento en el que ves el edificio desde fuera. Eso sí, no faltan modernidades entre sus muros, ya que todas las habitaciones cuentan con una buena conexión Wi-Fi.

Los preciosos jardines del castillo son el escenario ideal para bodas y otras celebraciones, por lo que es frecuente encontrarse con los clásicos gaiteros irlandeses contratados para animar alguno de estos eventos.

Castello di Monterone

Impresionante castillo del siglo XIII restaurado y con una envidiable situación sobre una colina desde la que se divisa Perugia. Por algo más de 600 euros es posible pasar una noche en una de sus habitaciones.

Las habitaciones de este castillo te hacen sentir como si estuvieras en la época medieval. Paredes de piedra, vigas de madera a la vista y bóvedas sobre el techo de algunos de los dormitorios, así como un mobiliario muy acorde con la época.

Muy romántico y con un restaurante que ofrece vistas panorámicas, este hotel cuenta con detalles muy llamativos rescatados de la decoración original del castillo. Incluso algunas de las partes que fueron destruidas conservan todavía ciertas paredes que hacen que conserve gran parte de su esencia.

Un alojamiento con mucho carácter en el que sentirse un auténtico señor o señora medieval dispuestos a disfrutar de una tarde de justas en los jardines de la propiedad.

The Castle Hotel

Vamos a hablar ahora de algo totalmente diferente, nos referimos al Castle Hotel. A pesar de su aspecto señorial y antiguo y de parecer que está situado en pleno centro de Europa, nos encontramos en Dalian, China y ha sido construido en el año 2005. Una noche en este impresionante hotel cuesta poco más de 400 euros si nos conformamos con sus habitaciones más sencillas.

Este hotel impresiona ya desde la distancia y, al entrar, destaca su gran escalinata con la zona común previa perfectamente decorada con elementos a juego. Es difícil saber para dónde mirar exactamente porque todo en él es llamativo y muy lujoso.

Las habitaciones tienen todas ellas fantásticas vistas y grandes ventanales para disfrutarlas, así como un cuarto de baño de ensueño que, en algunas ocasiones, se une a la habitación por puertas francesas de cristal.

Un lugar que está pensado para que quienes lo visitan se sientan en un ambiente de máximo lujo, con todas las comodidades tanto tecnológicas como de cualquier otro tipo. Un castillo que, sin ser realmente un castillo más que en su apariencia, es sin duda un lugar único y muy impresionante que no va a dejar indiferente a ninguno de sus visitantes y que merece estar en la lista de nuestros maravillosos hoteles-castillo del mundo.