7 errores que cometes en la iluminación de tu negocio

This post is also available in: Inglés

Los errores que cometes en la iluminación de tu negocio repercuten negativamente en la imagen que tu establecimiento transmite a tus clientes, pero también en aspectos prácticos. Por ejemplo, si tu restaurante de hotel está mal iluminado y se crean sombras, no habrá mucha gente que quiera comer a oscuras. Del mismo modo, si la iluminación es demasiado intensa sobre alguna de ellas, tampoco resultará cómodo ya que parecerá que se está en un escenario bajo un foco que atrae todas las miradas.

7 errores comunes en la iluminación de tu negocio

7-errores-iluminacion-hotel

#1- Dejar todo el peso de la iluminación en el techo

Hay negocios, como los hoteles, en los que la iluminación es muy importante. La iluminación de la habitación del hotel es un buen ejemplo, pero también sucede en otras estancias. Un comedor de hotel que tenga una gran iluminación en el techo y que no cuente con una iluminación lateral puede crear algunas incomodidades. En este caso, puede ocurrir que mientras las mesas del centro tienen demasiada intensidad de luz, las situadas en los laterales no obtengan la suficiente.

#2- Una luz demasiado blanca

Las luces blancas pueden ser muy buenas para los espacios de trabajo como despachos o salas de estudio. Sin embargo, no son tan buena idea para los negocios que enfoquen su actividad en crear ambientes especiales. Estas resultan molestas y dan una sensación fría que no resulta muy acogedora. Un hotel o un comercio con una luz blanca hará que el cliente tenga la sensación de estar entrando en una oficina, una atmósfera a evitar en estos casos.

#3- No pensar en las zonas de sombras

Cuando las luces decorativas no se colocan correctamente, pueden crearse zonas de sombra que no solo van a hacer que el espacio parezca más pequeño. También van a hacer que las estancias de los hoteles o los negocios resulten menos atractivas.

Una buena colocación de las luces de techo y un correcto uso de puntos de luz auxiliares para reforzar las zonas a las que no llega la luz central, harán que toda la habitación tenga la misma intensidad. Un efecto recomendado en cuanto al diseño interior.

#4- Interruptores bien situados

Los interruptores son parte de la iluminación de un hotel o un negocio. Estos deben estar situados en el lugar correcto para facilitar su acceso a los clientes. Al lado de la puerta, en un lateral y cerca del marco es el lugar más adecuado.

Así, cualquier huésped, instintivamente, podrá encontrar el interruptor incluso si no conoce la habitación. Si, además, estos interruptores tienen unos bonitos mecanismos, el resultado será todavía más positivo.

7-errores-iluminacion-hotel

#5- No jugar con diferentes tipos de luz

Por ejemplo, en la iluminación de una habitación de hotel nos encontramos con que los clientes pueden poner la luz de techo para vestirse, para ver la tele o para comer en su habitación. Y unas luces auxiliares para ver la televisión por la noche, leer relajadamente o charlar con un punto extra de intimidad.

Al crear diferentes tipos de iluminación, se logra que el cliente se sienta mucho más cómodo. Por el contrario, no hacerlo puede suponer que los clientes sientan que les faltan detalles básicos en su dormitorio y no quieran regresar.

#6- No calcular bien la altura de las lámparas

Las grandes lámparas que cuelgan son perfectas para la iluminación de un hotel. Pero hay que saber elegir el tamaño adecuado porque si la lámpara queda demasiado baja puede distorsionar la visión del espacio creyendo tener techos bajos.  Por el contrario, una lámpara colgante a la altura adecuada y con un buen tamaño contribuye a resaltar todo lo positivo de la estancia.

Esto sucede también en la iluminación de las habitaciones del hotel. A veces se abusa de lámparas demasiado grandes que quedan situadas sobre la cama, dando la sensación de que hay poco espacio entre esta y la lámpara.

#7- Pensar más en la decoración que en lo práctico

Una mala idea es apostar por una iluminación decorativa pero poco práctica. Un buen ejemplo son las luces en hilera que se han puesto tan de moda en los últimos años. Pueden ser estéticamente decorativas y ayudan a definir espacios, pero, lumínicamente, son muy poco prácticas ya que concentran mucha luz en una sola área.

Otro ejemplo son las luces empotradas, bonitas y muy modernas, pero si se abusa de ellas el techo puede acabar pareciendo un expositor de plafones. Colocar el número justo es algo que se les da bien a los mejores decoradores de interiores, que saben equilibrar una buena decoración con una perfecta iluminación.

Si evitas estos 7 errores que cometes en la iluminación de tu negocio, conseguirás espacios mucho más agradables y versátiles, creando un mejor ambiente para tus clientes.