Cómo iluminar en función de la tonalidad de los muebles

This post is also available in: Inglés

Saber cómo iluminar en función de la tonalidad de los muebles es una de las primeras lecciones que aprende un decorador, sobre todo el que va a trabajar en espacios como hoteles o grandes negocios; donde la imagen es tan importante. Veamos qué es lo que aconsejan al respecto.

Grandes estancias con muebles de tonos de madera oscuros

Las maderas en tonalidades oscuras son tendencia en decoración. Pero todos los decoradores saben que pueden acabar dando la sensación de que la habitación es excesivamente oscura. Sobre todo si son estancias pequeñas o que cuentan con muchos muebles.

Para evitar esto, hay que jugar con las luces de tonos intensos. Incluso con luces frías dependiendo del espacio. Por ejemplo, las luces frías pueden ser perfectas para un recibidor en el cual el cliente tiene que cubrir documentos, ya que podrá leer perfectamente toda la información y estar cómodo haciéndolo.

vestibulo-hotel-iluminacion

Las luces naturales e intensas, creando un efecto similar a la luz natural exterior, es el objetivo a alcanzar en el resto de estancias de un hotel o de un negocio en el que primen los muebles y suelos en madera oscura.

Grandes estancias con muebles en tonos de madera claros

Las estancias con muebles de madera en tonalidades claras piden un tono de luz natural, que ya se va a ver intensificado por los colores de estos muebles. En lugares de relax y descanso como una cafetería o un lugar para que el huésped pueda descansar y conversar, puede optarse por una luz ligeramente cálida, pero siempre tirando a los tonos naturales y nunca excesivamente amarilla.

Otra idea para estos lugares de relax es jugar con las luces indirectas, en tonalidades naturales, ya que podrían ser suficientes para que la estancia se vea perfectamente iluminada sin un exceso de luz.

iluminacion-tonos-claros

Grandes estancias con muebles lacados en tonos claros

Los muebles lacados en blanco y otros tonos claros y brillantes están de moda y forman parte de los espacios más modernos y actuales, incluso en hoteles y grandes negocios. Estos tonos reflejan mucho la luz y dan una gran sensación de lumin

osidad en una estancia incluso cuando no hay ventanas al exterior.

Pero hay que tener un cierto cuidado, ya que si se usa una luz muy intensa, el ambiente puede resultar deslumbrante en el sentido más incómodo de la palabra y un espacio moderno y acogedor puede acabar pareciendo una cocina ultramoderna.

Por eso, en estos casos se puede recomendar una luz ligeramente cálida, sin llegar a un amarillo demasiado marcado, que permite relajar la vista y disfrutar de ese ambiente minimalista o nórdico tan presente en muchos ambientes que siguen los actuales dictados de la moda.

Iluminación de un dormitorio de hotel

El dormitorio es un lugar de descanso, pero también se realizan en el mismo otras actividades. Por eso, debe de existir una gran luz central, si es posible una lámpara, que ofrezca un tono de luz en función del color de los muebles de la habitación tal y como hemos visto anteriormente.

Pero, además de esta luz central condicionada al color de los muebles, se deben de añadir otras luces, como una de lectura en el cabecero de la cama con luz fría o luz natural intensa. Y también algunas luces auxiliares, generalmente en forma de apliques, muy cálidas y con baja intensidad para poder levantarse al baño de noche o para ver la televisión relajadamente.

dormitorio-iluminacion-hotel

Cuartos de baño, un espacio diferente

El cuarto de baño cuenta con zonas muy diferentes en las que la iluminación no tiene por qué ser la misma. Y la iluminación aquí no depende tanto del color de los muebles como de la situación de la luz. Por eso, se recomienda que haya diferentes áreas, algo que se puede conseguir con empotrables en el techo que den un tipo de luz diferente según el área.

Las luces amarillas muy cálidas son perfectas para la zona de baño. Allí, el cliente quiere relajarse y una iluminación cálida y muy suave es perfecta para ello. Casi como si se diera un baño a la luz de las velas.

Para otras actividades en el baño, la luz cálida pero algo más natural es perfecta, dando sensación de relax pero permitiendo ver perfectamente todo lo que hay alrededor. Y, por último, está la zona de tocador. En la zona del espejo de tocador tiene que haber una luz suficientemente intensa para permitir un buen maquillaje o un afeitado cuidadoso sin que se pierda detalle.

Aunque en algunos baños se opta por la luz fría, también es válida la luz natural o una tonalidad fría sin ser extrema, que permita ver muy bien sin distorsionar los tonos de los maquillajes, algo muy incómodo para quién usa el espejo.

Con estos consejos sobre cómo iluminar en función de la tonalidad de los muebles y también del tipo de estancia, conseguir la mejor iluminación en un hotel o negocio será mucho más sencillo.