Cómo renovar tu hotel para que parezca nuevo cada temporada

This post is also available in: Inglés

En todo hotel, sea el que sea, para atraer a un determinado tipo de clientes, deben cuidar al máximo la decoración y los detalles para no quedar obsoletos. El mejor momento para introducir novedades es en el momento en que no van a recibir mucha afluencia de clientes para que no vean el proceso de cambio sino que lo vean ya todo ejecutado.

La gran mayoría de hoteles, tanto si solo abren en temporada alta como si lo hacen durante todo el año, se preparan para la temporada alta de varias maneras. Para empezar, renovando colchones y ropa de cama, quitando todo aquello que ya no sirve y adquiriendo nuevos productos para que todo esté impecable y los clientes se sientan siempre como si estrenaran las instalaciones.

Renuevan también su cocina: introduciendo nuevos platos, menús diferentes y que tengan en cuenta las últimas tendencias en cocina para ofrecer tanto sabores de moda como opciones propias que los diferencien del resto de cocinas.

Y, por supuesto, también tienen que renovar y actualizar su decoración para que, cuando lleguen sus clientes, se encuentren un hotel que se vea actual y al día y tenga un aspecto absolutamente impecable en todos sus detalles. Te damos algunas pistas de cómo se puede cambiar la decoración de tu hotel para convertir a tus clientes puntuales en clientes fieles que te visiten año tras año.

Dale un aire diferente a tus habitaciones

La decoración de un hotel le da ese punto de personalidad y de diferencia que lo hace único y especial. Muchos establecimientos ofrecen habitaciones prácticamente idénticas y son los detalles los que hacen que los viajeros se inclinen por uno o por otro para hospedarse.

La decoración de los hoteles puede ser atemporal y elegante y mantenerse vigente durante muchos años, pero eso no quiere decir que no haya que hacer cambios. Estancarse no es bueno y cuando los clientes se acostumbran demasiado a una decoración hay que ofrecer novedades y cambios para que todo se vea actual y renovado y la personalidad no acabe confundiéndose con ambiente vetusto.

En ciertas ocasiones basta con introducir cambios suaves, como añadir nuevos elementos que enriquezcan el conjunto. Pero otras veces es necesario un cambio más radical pasando de un estilo básico a uno que resulte sorprendente que complazca a los clientes por sus diseños impactantes y llamativos.

Añade detalles sugeridos por tus clientes

Cuando se decide la decoración de un hotel se hace pensando en la belleza del conjunto pero también en su utilidad y para eso se tienen en cuenta cómo van a utilizar las instalaciones los clientes. Pero, con frecuencia, una vez que todo comienza a funcionar se descubre que no todo se lleva a cabo tal y como estaba previsto y que la gente puede tener comportamientos diferentes a los esperados.

Seguramente, algunos clientes indiquen sugerencias en las hojas que a menudo se les ofrecen para eso o, directamente, se dirigen al personal de los hoteles para indicar que un área está demasiado oscura o que echan de menos un lugar donde sentarse en una zona que, en principio, no estaba diseñada para ese uso.

Todas estas sugerencias deben de ser siempre escuchadas, recogidas y estudiadas, de esta manera antes de comenzar la nueva temporada, será el momento de poder incorporar algunas de ellas a la decoración del hotel añadiendo nuevos puntos de luz, una zona de relax o recolocando en las habitaciones los puntos de iluminación. Se trata, en definitiva, de que los clientes estén lo más cómodos posible.

Renueva los elementos decorativos de las zonas comunes

Cambiar algunos detalles puede hacer que toda la imagen del establecimiento se vea mejorada. Y una buena manera de hacerlo es cambiando elementos tan significativos como las lámparas de techo.

Lo ideal sería poder cambiar todas las lámparas de los espacios comunes, como la sala de estar, el comedor o la zona de checking. Instalar en estas zonas unas bonitas lámparas con detalles personalizados hará que el establecimiento gane en elegancia y en clase, y que todos los que tengan el placer de alojarse en tu hotel puedan disfrutar de un ambiente mucho más distinguido.

Por supuesto, es importante fotografiar estos espacios y que aparezcan bien destacados en las Webs y en las imágenes promocionales del establecimiento que puedan estar colgadas en diferentes plataformas, para que de este modo todo el mundo pueda apreciar la nueva decoración y se convierta en un punto más a favor a la hora de decidir en dónde alojarse en las próximas vacaciones.