Descubre cómo iluminar rincones con estilo

This post is also available in: Inglés

Iluminar rincones con estilo es clave en cualquier decoración de interiores. Las lámparas de techo van a darle a cualquier lugar la luz que necesita para que toda la estancia se vea iluminada y luzca bien. Pero al estar centradas, es normal que cuanto más nos acerquemos a los lados de la habitación menos intensidad de luz haya.

No todas las habitaciones son cuadradas, por lo que también es muy importante iluminar las zonas que quedan más alejadas de la luz central o a la que simplemente no llega el halo de luz. Se trata de que da igual en qué sitio de la habitación esté uno, siempre deben tener una intensidad de luminosidad adecuada.

Los lugares en los que las lámparas de techo no son una opción por diferentes motivos, también precisan de una iluminación con estilo. Por eso, en este artículo vamos a ver cómo se utilizan diferentes tipos de lámparas para conseguir que cualquier rincón de un hotel o de un alojamiento de lujo tenga una buena calidad de luz y, a la vez, una apariencia impecable desde el punto de vista de la decoración y la elección de los elementos lumínicos.

Las lámparas de pie

Las lámparas de pie son uno de los recursos más elegantes para iluminar con estilo determinados rincones. Se utilizan sobre todo como luz de lectura, por lo que es frecuente encontrarlas en los salones y espacios comunes de los hoteles, a donde acuden a leer la prensa los clientes.

Estas lámparas, cada vez menos vistas en hogares, le dan un toque de clase y de majestuosidad al espacio, haciendo que se convierta en un lugar especial en el que relajarse. Pero, además, son muy prácticas ya que iluminan la zona en la que la persona está leyendo y crean así una especie de lugar íntimo y personal dentro de una zona común.

Las lámparas de pie pueden ser personalizadas y tener elementos comunes con el resto de la decoración para que se integren perfectamente en el entorno. Le darán a cualquier salón un aspecto mucho más elegante y acogedor, por lo que son clave en la decoración de cualquier hotel o casa rural de categoría que quiera tener un aspecto impresionante para sus huéspedes.

Los apliques de pared

Los apliques de pared son bellos por sí mismos, pero resultan ideales cuando no hay un mueble sobre el que poder colocar una lámpara o no queremos colocarlas en el techo; por ejemplo, para iluminar la entrada de una habitación de hotel.

En la entrada de la habitación puede haber una lámpara en el techo, pero no excesivamente amplia, el aplique, en este caso, es mucho más adecuado ya que dará luz y prácticamente no ocupará espacio.

Dentro de la habitación también se pueden colocar piezas en zonas estratégicas para poder levantarse de noche e ir al baño sin encender una luz principal. El truco está en dotarlos de luz cálida de poca intensidad.

Los pasillos del hotel es otro lugar perfecto para colocar apliques, especialmente si se trata de pasillos no excesivamente anchos o si los techos no son muy altos. Se conseguirá el efecto de luz que se buscaba, pero, a la vez, se evitará ver el espacio demasiado recargado.

Los apliques, por último, también se colocan en estancias para reforzar las luces principales; por ejemplo, en los comedores, para que haya una luz en los puntos más alejados de las lámparas. Este refuerzo es además visualmente muy agradable si los apliques hacen juego con las lámparas, logrando un conjunto elegante y muy agradable.

Las lámparas de sobremesa

Las lámparas de sobremesa también juegan un importante papel a la hora de iluminar rincones y zonas a las que no llega la luz principal. En grandes salones de lectura y de relax en hoteles, encontramos mesitas auxiliares con lámparas de sobremesa para dar luz a un espacio en concreto.

Una de las ventajas de estas lámparas es que el cliente puede encenderlas o apagarlas a voluntad, según considere que puede necesitar un poco más o menos de iluminación en la zona. Así, tendrá exactamente el ambiente que desea en el espacio que está ocupando.

Las lámparas de sobremesa son también perfectas para la mesilla de la habitación, permitiendo una luz cálida y agradable que facilita el levantarse, pero sin despertar a la otra persona. Para este fin son preferibles las lámparas de pantalla mientras que para el escritorio puede colocarse una lámpara de tulipa que oriente la luz hacia la zona que vamos a utilizar para trabajar en la habitación.

Estos trucos que nos dicen cómo iluminar rincones con estilo son utilizados en todos los hoteles del mundo para lograr los mejores ambientes y conseguir que los huéspedes se sientan muy a gusto en todo momento.