Ilumina para incentivar la compra en tu tienda

This post is also available in: Inglés

Cuando te encargues de la decoración de tu establecimiento, ilumina para incentivar la compra en tu tienda. De esta manera, conseguirás que cuando un cliente se acerca a tu comercio se enamore en primer lugar del escaparate y sienta la suficiente curiosidad e interés como para entrar en el interior. Una vez allí, debe de sentir que se sumerge en un espacio muy agradable, en el que le resulta fácil orientarse y con una atmósfera que le invita a quedarse, a observar y curiosear.

Iluminación en los escaparates

En un comercio, la tarjeta de presentación es el escaparate. Este debe tener una iluminación lo suficientemente intensa como para que se pueda ver todo lo que se encuentra en su interior sin demasiado esfuerzo. En el caso de que haya muchos objetos en un escaparate o que este sea muy amplio, los puntos de luz pueden hacer que la atención del cliente se centre en aquellos productos estrella que interesa más que se vean, como las novedades o piezas únicas y muy especiales.

El tipo de luz va a variar en función de lo que se quiere vender. Una tienda de ropa o una joyería apuestan siempre por luces cálidas y relajantes, pero cuando se vende tecnología, las luces intensas y muy frías son las más adecuadas.

Es muy importante que el escaparate tenga una relación estrecha con el tipo de establecimiento del que se trata. Si se vende ropa de firma y joyería de alta gama y el interior del establecimiento está decorado de una forma clásica y muy elegante, el escaparate debe de seguir exactamente la misma línea y mostrar ese tipo de productos. De otra manera, el comprador se sentiría defraudado al entrar y ver que la tienda no se corresponde con la imagen que se muestra desde fuera.

Por eso, el estilo decorativo debe coordinarse con la atmósfera que se crea en el interior del establecimiento para crear un ambiente decorativo único y exclusivo.

ilumina-para-incentivar-compra-en-tienda

Marketing lumínico

Tan importante es la luz en un comercio que existe el llamado marketing lumínico, que se encarga de estudiar la arquitectura del punto de venta desde el punto de vista de la luz. La intensidad de la iluminación, los lugares en los que se colocan las lámparas y otros objetos de alumbrado, la dirección hacia la que apuntan y también el tono o el color influyen en la disposición de compra del cliente.

La luz es un recurso muy importante para hacer que la atención del comprador se dirija hacia un punto determinado, pero también para crear una atmósfera que puede influir en el estado de ánimo del comprador y hacer que se sienta más positivo y con más ganas de adquirir algún artículo.

Es más, esta puede ser, incluso, una forma de posicionarse desde el punto de vista ecológico. Por este motivo, ya hay grandes cadenas que han instalado sensores para que la intensidad de sus luces dependa de si hay o no gente en la tienda, pudiendo llegar a ahorrar hasta un 80% de intensidad cuando no hay clientes en su interior. De esta manera, se evita derrochar recursos en momentos en los que no son necesarios, centrando el consumo y el uso de la luz cuando realmente sea precisa.

Las áreas de un establecimiento

La luz ayuda a definir las diferentes áreas de un establecimiento. Si en el interior hay pasillos, los marca para que los clientes sepan por donde han de moverse. Pero también tiene otras funciones muy importantes.

Por ejemplo, puede ayudar a destacar una determinada área que queremos que se visite por todos los clientes y en las que tenemos, por ejemplo, novedades o productos muy especiales. Se emplea así la luz como un recurso para llamar la atención de manera eficaz y sutil.

Además, se puede diferenciar por zonas, como el espacio por el que el cliente se mueve para curiosear y ver qué hay por la tienda, y la zona de recepción o mostrador. Este último debe tener una luz más cálida, un poco más suave y muy acogedora, mientras que en la zona de compras la intensidad de la luz subirá para que se puedan ver todos los productos.

En el caso de que haya probadores, es muy importante que haya suficiente iluminación y que esta sea natural para que no influya en la percepción de los colores. Es algo que evitará que muchos cliente devuelvan los artículos adquiridos al verlos en la calle, porque no se corresponde con el color que buscaban.

Sigue estos consejos, ilumina para incentivar la compra en tu tienda y logra muchas ventas y un gran éxito con tu negocio.